MITO#12 MONUMENT

Monument problematiza el concepto de monumento como depositario de la memoria colectiva en el espacio público. 

Los monumentos, para ser funcionales, deben ser parciales, puros y simples. Parciales en el sentido que suelen representar a una mayoria hegemónica pero parcial siempre, olivdando las minorías; puros, porque intentan presentar sin ninguna intersección aquello que rememoran; y simples, porque el mensaje que transmiten debe contener los mínimos matices posibles.

A partir del trabajo con lemas revolucionarios, con Monumentnos enfrentamos a una disyuntiva: la creación de una memoria colectiva de las luchas, capturada y fagocitada por parte de los mercados y los poderes políticos, o la desactivación de la parcialidad, simplicidad y pureza del concepto «monumento».

En este sentido, la instalación es un antimonumento que, a partir de la libre interacción del público con ella misma, tiene como finalidad crear nuevas alianzas, relaciones y subjetividades.